martes, 1 de mayo de 2012

Transtornada...? Yo?....

Transtornos Alimenticios...? 
Son enfermedades crónicas y progresivas que se manifiestan a través de la conducta alimenticia, en realidad consisten en una gama muy compleja de síntomas entre los que prevalece una alteración o distorsión de la auto-imagen corporal, un gran temor a subir de peso y la adquisición de una imagen corporal perfecta.

Hay diferentes factores que se dicen son claves o comuen entre las personas que los padecen 
Factores biológicos: Hay estudios que indican que niveles anormales de determinados componentes químicos en el cerebro predisponen a algunas personas a sufrir de ansiedad, perfeccionismo, comportamientos y pensamientos compulsivos. Estas personas son más vulnerables a sufrir un trastorno alimenticio. 
Factores psicológicos: Las personas con trastornos alimentarios tienden a tener expectativas no realistas de ellos mismos y de las demás personas. A pesar de ser exitosos se sienten incapaces, ineptos, defectivos, etc. No tienen sentido de identidad. Por eso tratan de tomar control de su vida y muchas veces se enfocan en la apariencia física para obtener ese control. 
Factores familiares: Personas con familias sobreprotectoras, inflexibles e ineficaces para resolver problemas tienden a desarrollar estos trastornos. Muchas veces no muestran sus sentimientos y tienen grandes expectativas de éxito. Los niños aprenden a no mostrar sus sentimientos, ansiedades, dudas, etc., y toman el control por medio del peso y la comida. 
Factores sociales: Los medios de comunicación asocian lo bueno con la belleza física y lo malo con la imperfección física. Las personas populares, exitosas, inteligentes, admiradas, son personas con el cuerpo perfecto, lo bello. Las personas que no son delgadas y preciosas son asociadas con el fracaso.

Transtornos Alimenticios

Trastorno por atracón

Se habla de trastorno por atracón cuando se produce una sobre ingesta compulsiva de alimentos. Después de este ataque de glotonería aparece una fase de restricción alimentaria en la que baja la energía vital y se siente la necesidad imperiosa de comer. Una vez que se inicia otra sobre ingesta, disminuye la ansiedad, el estado de ánimo mejora, el individuo reconoce que el patrón alimenticio no es correcto y se siente culpable por la falta de control, aun así la persona con este trastorno continúa con este comportamiento a sabiendas que le causa daño a su cuerpo y salud.
Algunos signos y síntomas que puede manifestar un afectado son:
  • Incapacidad para ejercer el control sobre el consumo de alimentos.
  • Sentimientos de pérdida de control durante el atracón.
  • Consumo inusual de grandes cantidades de alimentos a la vez, mucho más que una persona promedio.
  • Consumo mucho más rápido durante el episodio de atracón que durante episodios habituales de alimentación.
  • Ingieren alimentos hasta sentirse físicamente incómodos (indigestión) y con náuseas, debido a la cantidad de alimentos consumido.
  • Come cuando está deprimido, nervioso o aburrido.
  • Come grandes cantidades de comida, incluso cuando no tiene hambre.
  • A menudo come solo durante los períodos de alimentación normal, debido a sentimientos de vergüenza.
  • Se siente disgustado, deprimido o culpable después de comer en exceso.
  • Experimenta una rápida ganancia de peso, o incluso un inicio repentino de obesidad .
  • Sufre de depresión severa.
  • Se irrita con facilidad.
Del  Trastorno por atracón se pasa a la Bulimia

Bulimia

La persona con bulimia experimenta ataques de voracidad que vendrán seguidos por ayunos o vómitos para contrarrestar la ingesta excesiva, uso o abuso de laxantes para facilitar la evacuación, preocupación excesiva por la imagen corporal y sentimientos de depresión, ansiedad y culpabilidad por no tener autocontrol.
Existen dos tipos:
  • Bulimia purgativa: después de los periodos de atracones, el enfermo usa laxantes, diuréticos o se provoca el vómito como método compensatorio.
  • Bulimia no purgativa: para contrarrestar los atracones, hace ejercicio en exceso, dietas restrictivas o incluso ayunos.
Los factores principales que van a mantener este problema son la ansiedad, la falta de autoestima y la alteración de la imagen corporal. Las consecuencias de las conductas bulímicas son amenorrea, malformaciones en los dedos, problemas dentales y maxilofaciales, debido a los constantes atracones. Para evitar el aumento de peso usan métodos compensatorios inapropiados (inducción al vómito).

La bulimia se basa en la idea de que sólo a través de la delgadez y su atractivo, se podrá triunfar en la sociedad. La bulimia suele presentarse junto con un fuerte sentimiento de inseguridad y con problemas graves en la autoestima, en relación directa con el peso o con la imagen corporal Es frecuente que las personas con bulimia provengan de familias disfuncionales. Muchas de estas personas presentan incluso alexitimia, es decir, la incapacidad de experimentar y expresar las emociones de manera consciente.
Esta tienes sus efectos directos & secundarios:
  • Aspiración (paso del contenido gástrico al árbol bronquial).
  • Rotura esofágica o gástrica.
  • Neumomediastino o neumotorax (entrada de aire al interior de la cavidad torácica).
  • Hipopotasemia (niveles bajos de potasio en la sangre).
  • Arritmia cardíaca
  • Ansiedad o compulsión por comer.
  • Obsesión por mantener un peso corporal debajo del normal
  • Abuso en el consumo de medicamentos laxantes y diuréticos.
  • Seguimiento de regímenes dietéticos diversos.
  • Deshidratación
  • Alteraciones menstruales y amenorrea; esterilidad.
  • Incremento y reducción bruscos de peso, desestabilidad en el peso.
  • Aumento en la frecuencia de caries dentales.
  • Aumento del tamaño de las glándulas salivales e infección de estas.
  • Pérdida de cabello
  • Desmayos muy frecuentes, mareos.
  • Heridas de la mucosa bucal.
  • Alteración o pérdida esmalte dental.
  • Dolores de cabeza y migraña.
  • Dolores en la garganta (después de vomitar).
  • Piel seca
  • Debilidad en las piernas.
  • Disfonía
La tasa de mortalidad se sitúa en un 5%. Un estudio indica que el 20% de las mujeres con bulimia siguen luchando contra el trastorno después de diez años.

de la Bulimia pasamos a la Anorexia

Anorexia nerviosa

La anorexia nerviosa se caracteriza por una pérdida de peso elevada (más del 15%) debido al seguimiento de dietas extremadamente restrictivas y al empleo de conductas purgativas (vómitos, ejercicio físico en exceso). Estas personas presentan una alteración de su imagen corporal sobrestimando el tamaño de cualquier parte de su cuerpo.
Existen dos tipos:
  • Anorexia nerviosa restrictiva: El enfermo apenas come y en muchos casos realiza ejercicio en exceso.
  • Anorexia nerviosa purgativa: El enfermo utiliza métodos purgativos tales como vómitos, diuréticos o laxantes después de haber ingerido cantidades ínfimas de comida.
Las características psicológicas y sociales incluyen miedo intenso a comer en presencia de otros, dietas bajas en hidratos de carbono y grasas, preocupación por el alimento, abuso de laxantes y mentiras.
Las principales víctimas de este mal son las mujeres, sobre todo las jóvenes, quienes en ocasiones pueden estar influenciadas por ser fans de personas famosas y mediáticas tales como actrices y modelos.
Los Factores en personas con Anorexia son los siguientes:
  • Autoestima, autoimagen y autoconcepto pobre (altamente dependiente de la valoración de su apariencia física).
  • Necesidad imperiosa de recibir la aprobación de los demás.
  • Elevado neuroticismo.
  • Sensibilidad el rechazo y la crítica.
  • Perfeccionismo. Muy críticos y autoexigentes consigo mismos.
  • Emocionalidad negativa.
  • Tendencia a la evitación de daño.
  • Baja cooperatividad.
  • Alta y persistente auto-direccionalidad
  • Introversión.
  • Timidez.
  • Inseguridad.
  • Temperamento ansioso.
  • Dificultad para las relaciones interpersonales; déficit en habilidades sociales; déficit en asertividad.
  • Comorbilidad con trastornos de personalidad, especialmente con el trastorno de personalidad por evitación, trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad, trastorno de la personalidad por dependencia y trastorno límite de la personalidad (este último asociado a pacientes bulímicos)

Síntomas físicos y orgánicos

  • Aspecto pálido y ojos hundidos; hinchazón de ojos y tobillos.
  •  Pérdida excesiva de peso. El índice de masa corporal es menor a 17,5 en los adultos, o el 85% del peso esperado para los niños.
  • Piel seca, labios secos y quebradizos.
  • Retraso del crecimiento (déficit de hormona de crecimiento).
  • Alteraciones hormonales que provocan la interrupción del ciclo menstrual (amenorrea), reducción de la libido e impotencia en los hombres.
  • Alteraciones del metabolismo, arritmia y bradicardia, hipotensión, hipotermia, anemia, leucopenia, disminución del número de plaquetas (plaquetopenia), pérdida de cabello (alopecia), aparición de lanugo y uñas frágiles.
  • Problemas circulatorios (calambres y extremidades cárdenas).
  • Vértigo, dolor de cabeza, deshidratación, alteraciones dentales (caries), estreñimiento, dolor abdominal, edema.
  • Insomnio, letargo, infertilidad.
  • Anormalidad en los niveles corporales de minerales y electrolitos.
  • Depresión del sistema inmunitario.
  • Daños renales y hepáticos; hipertrofia parotídea.
  • Infarto y muerte (casos muy graves).

Síntomas comportamentales

  • Rechazo voluntario de los alimentos hipercalóricos.
  • Aumento de la ingesta de líquidos.
  • Conductas alimentarias extrañas (preparación y selección de alimentos)
  • Disminución de las horas de sueño.
  • Mayor irritabilidad.
  • Auto-agresión.
  • Actividad física excesiva (ejercicio compulsivo)
  • Uso de laxantes y diuréticos.
  • Vómitos autoinducidos.
  • Uso compulsivo de la balanza.

Síntomas emocionales y mentales

Los síntomas psíquicos pueden ser muy variados:
  • Personalidad rígida.
  • Afloramiento de estados depresivos y obsesivos.
  • Pensamiento obsesivo relacionado con el peso y los alimentos.
  • Trastorno severo de la imagen corporal (dismorfofobia).
  • Cuadros de ansiedad, depresión, ansiedad social, trastorno obsesivo-compulsivo y conductas agresivas.
  • Negación de las sensaciones de hambre, sed, fatiga y sueño.
  • Negación parcial o total de la enfermedad.
  • Miedo o pánico a subir de peso.
  • Desmayos psicógenos.
  • Dificultad de concentración y aprendizaje.
  • Desinterés sexual.
  • Temor a perder el autocontrol.
  • Desinterés por las actividades lúdicas y el tiempo libre.
  • Auto-destrucción, abuso de sustancias o intento de suicidio.

Síntomas interpersonales y sociales

  • Distanciamiento de los amigos.
  • Aislamiento social.
  • Deterioro en las relaciones familiares.
  • Carencia de la necesidades básicas tales como comer y dormir.

Vigorexia

La vigorexia es un trastorno caracterizado por la preocupación obsesiva por el físico y una distorsión del esquema corporal (dismorfofobia) que puede presentar dos manifestaciones: la extrema actividad del deporte o, la ingesta compulsiva para subir de peso ante la percepción de estar aún demasiado delgado. Aunque los hombres son los principales afectados por la vigorexia, es una enfermedad que también afecta a las mujeres.
Implica una adicción a la actividad física (especialmente a la musculación): los vigoréxicos suelen realizar ejercicio físico excesivo, a fin de lograr un desarrollo muscular mayor de lo normal, pues de lo contrario se sienten débiles o enclenques. A esta exigencia se suma un trastorno en la alimentación que se hace patente en una dieta poco equilibrada en donde la cantidad de proteínas e carbohidratos consumidos es excesiva, mientras que la cantidad de lípidos se reduce. Esto puede ocasionar alteraciones metabólicas importantes, sobre todo cuando el vigoréxico consume esteroides que ocasionan cambios de humor repentinos.
Quien lo padece tiene los siguientes factores:
  • Obsesión por un cuerpo musculoso al extremo, ya que aunque ya lo haya conseguido, su visión está tan distorsionada, que al mirarse al espejo aún continuará viéndose débil.
  • Distorsión de la imagen corporal.
  • Autoestima baja.
  • Autorregulamiento con dietas impuestas.
  • Entrenamiento con dedicación compulsiva y casi exclusiva. Se deja en segundo plano otras actividades sociales o culturales.
  • Adicción a la báscula.
  • Tendencia a la automedicación.
  • Dieta muy alta en proteínas, complementada con productos anabólicos y esteroides en la mayoría de las ocasiones.
Afecta tanto a mujeres como hombres, pero se trata de un trastorno mucho más masculino. El individuo puede llegar a encontrarse aislado social y laboralmente debido a los trastornos emocionales que sufre.

Megarexia

La megarexia es un trastorno opuesto a la anorexia nerviosa. Suelen ser personas obesas que se miran al espejo y no lo perciben; por eso no hacen ninguna dieta; por eso se atiborran de comida basura (calorías vacías). Ellos se perciben sanos. Son en cierta forma, personas obesas que se ven delgadas a causa de la distorsión de la percepción que caracteriza a los trastornos alimentarios, cuando la desnutrición que padecen (son obesos desnutridos por falta de nutrientes esenciales en su alimentación), llega a afectar a su cerebro, momento en el que, como sucede con la anorexia, su trastorno alimentario se convierte en una grave enfermedad. Ellos consideran que el exceso de peso es sinónimo de fuerza y vitalidad. Comen de todo y en cantidades abismales, pero muy pocos "nutrientes esenciales" y una altísima proporción de azúcares, féculas, almidones, etc. Comida basura, dulces, frituras, alimentos grasos, postres, etc. son algunos de los platos principales en la dieta de los megaréxicos (de los que padecen megarexia, megarexia no es la persona, es su enfermedad).

Ortorexia

Es un trastorno que se caracteriza por la obsesión de comer sólo la comida que el enfermo considera sana, como consecuencia llevan una dieta muy pobre en nutrientes ya que el afectado en general no tiene conocimientos de nutrición humana, ni de cómo elaborar un menú equilibrado.
Pasan la línea de la normalidad y llegan a un extremo en el cual sólo aceptan un tipo de alimento: vegetales, lácteos, o alimentos denominados ecológicos, productos sin añadidos artificiales, etc, lo que con el tiempo puede culminar en anorexia.
La ortorexia, en si es una obsesión pero en este caso es por la comida sana, estableciéndose una relación de conflicto entre la persona y los alimentos, de forma tal que quienes sufren de ortorexia comienzan a limitar la ingesta de alimentos y a llevar una dieta muy restrictiva que con el pasar del tiempo les ocasiona carencias nutricionales graves.
 Aquellas personas que padecen de ortorexia presentan un tipo de personalidad estricta y perfeccionista siendo una patología que se presenta más en mujeres jóvenes y adolescentes que se encuentran preocupadas por su imagen y también por “comer sano”, siendo los alimentos el centro de sus pensamientos de forma constante.Esta obsesión se hace visible cuando la persona que la sufre desea saber sobre la procedencia, composición, elaboración y calorías de cada alimento y que como la mayoría no cumple con sus “exigencias” son dejados de lado, haciendo que su dieta sea cada vez menos balanceada.Generalmente, tanto aquellos que sufren de vigorexia como de ortorexia no tienen conciencia de su afección, por eso es importante que tanto su familia como su entorno en general traten de convencerlos de comenzar un tratamiento que será multidisciplinar con la asistencia de un psicólogo, un médico clínico y un nutricionista.



A decir verdad no tengo mas que decir, cada quien padece transtornos diferentes, asi que solo hay que meditarlo antes de seguir como hasta ahora o tomar la decision de adquirir uno.

Regreso a Blogger por que en Facebook dieron de baja la Pagina Ana&Mia